No hay mejor regalo (y piropo) que un libro.

Bien como autoregalo o como ayuda para quien quiera alegrarme la vida un poquito, aquí está mi lista de pendientes

Manual para mujeres de la limpieza, de Lucia Berlin

Una chica es una cosa a medio hacer, de Eimear McBride

La vida invisible de Addie LaRue, de V.E. Schwab

Un cuento oscuro, de Naomi Novik

Tras la máscara o el poder de una mujer: Un «domestic noir» victoriano, de Louisa May Alcott

Las voces del lago, de Beatriz Esteban

La dependienta, de Sayaka Murata

El encuadernador, de Bridget Collins

El evangelio, de Elisa Victoria

Panza de burro, de Andrea Abreu